16/6/16

Desgarrador relato de una joven de Santa Elena

A corazón abierto, decidió dejar de lado los prejuicios y contar su historia para ayudar a otros. Las imágenes pueden herir su sensibilidad.

Una joven de Santa Elena publicó su desgarradora experiencia en Facebook. “Es un calvario“, escribió. Consultada por 9 Ahora, sostuvo que le interesa que el relato se difunda. “Mientras ayude a otros, me va a hacer bien a mí también en algún punto”, expresó. Las imágenes pueden herir la sensibilidad del lector.
De acuerdo a su publicación, la joven de 26 años padece oncofagia y tricotilomanía, dos enfermedades que pueden sonar raras pero que son mucho más comunes de lo que parece. Consisten en comerse las uñas yarrancarse los pelos, respectivamente. La persona que las padece, lo sufre y no puede dejar de provocarse el daño. “¿Que si no me gustaría dejar de hacerlo? ¡Claro que sí! ¡Qué pregunta tan estúpida!“, dice ella, en primera persona.

La santaelenense relató las duras expresiones que la gente ha tenido hacia ella: “Qué asco esas uñas, nena“, “¿Te arrancás los pelos? ¡¡Estás re loca!!“, “¿Sabés lo que te falta a vos? Un novio“. Y aprovechó la ocasión para responderles: “Pero vos, que me mirás raro, que decís esas cosas que duelen, que pensás que estoy loca, fijate que todo tiene un por qué“. “Hay tanta cosa dando vueltas dentro mío, dicen, que por algún lado tiene que salir”, dijo en referencia a aberrantes y traumáticas situaciones que vivió cuando era una niña.

“¡Obvio que me encantaría dejar de comerme las uñas! ¡Obvio que me encantaría poder dejar de arrancarme los pelos! ¡Mirá esas fotos! ¿Vos te creés que no quiero tener las uñas como una mujer? ¿Vos te creés que no quiero poder recogerme el pelo y tenerlo largo y divino? Vos te creés tantas cosas”, escribió también. Y a corazón abierto, contó: “Pensé que para mis 15 se me iba a pasar. Para mi recepción, quizás… Cuando empiece la facu… cuando me reciba… Y no. No es tan sencillo como desearlo“.


LA PUBLICACIÓN COMPLETA

No. No está editado.
No. No es broma. Y si, soy yo.
Oncofagia y tricotilomanía. Así se llama cada una. No es locura. Es una enfermedad.
Que si no me gustaría dejar de hacerlo? Claro que si! Que pregunta tan estúpida!
Obvio que me encantaría dejar de comerme las uñas! Obvio que me encantaría poder dejar de arrancarme los pelos!
Es un proceso, dicen los terapeutas. Es un calvario, digo yo.
“Sabés lo que te falta a vos? Un novio” Saben cuántas veces me dijeron eso? Saben la rabia que me daba no poder contestarles nada?
“Te arrancás los pelos?! Estas re loca!!” …
Callar. Callar. Callar.
Pensé que para mis 15 se me iba a pasar. Pensé mal. Para mi recepción, quizás… Otra vez pensé mal. Cuando empiece la facu… cuando me reciba… Y no. No es tan sencillo como desearlo.
“Si querés, podés” …. Vos te creés que no quiero? Mirá esas fotos! Vos te crees que no quiero tener las uñas como una mujer? Vos te crees que no quiero poder recogerme el pelo y tenerlo largo y divino? Vos te crees tantas cosas…
Ojalá fuera así de fácil.
“Qué asco esas uñas, nena”…
Hay tanta cosa dando vueltas dentro mio, dicen, que por algún lado tiene que salir. Anda a saber.
Pero vos, que me mirás raro, que decís esas cosas que duelen, que pensás que estoy loca, fijate que todo tiene un por qué.
Pero yo tengo mejores cosas que hacer que andar dando explicaciones.

0 comentarios :

Publicar un comentario