26/9/16

Otras Leyes otros Jueces - Por Eduardo Martin Romero

A raíz de hechos de inseguridad y la aparición de casos en que las victimas se defienden causando la muerte de sus victimarios se escucha con más fuerzas los reclamos interesando en algunos casos la sanción de leyes más rigurosas o duras para que sirva de escarmiento a aquellos que eligen delinquir.-

Si solo fuera necesaria la sanción de leyes más duras para terminar con la delincuencia este sería el camino tomado por todas las legislaciones de los países y en consecuencia sería muy fácil terminar con la actividad delictiva.-

Sin embargo existen países con leyes durísimas que no logran acabar con la delincuencia y lo que es más ostentan una inusitada violencia; es cierto que esto mayoritariamente ocurre en países con bajo nivel educativo, bajo desarrollo, altísimas desigualdades todo un coctel que genera altos índices de delincuencia pero a pesar de ello existen otras consideraciones en torno a la necesidad aparente de leyes más duras.-

En primer lugar las leyes, con independencia de lo gravoso o no de sus penas, deben tener plena vigencia; esto significa no solo que sean sancionadas por el poder legislativo sino que además de sancionadas y promulgadas rijan para todos los habitantes del país.-

Cuando las leyes surten su efecto, cual es sancionar los delitos y como una consecuencia de ello hagan desistir de la actitud de quienes pretenden delinquir, las mismas se aplican siempre con independencia de las personas que resulten sancionadas y casi nadie logra impunidad por ninguna razón; la gente evita delinquir porque nadie resulta impune, y sea una pena gravosa o no todos se ven compelidos a su cumplimiento.-

En nuestro país existe un alto índice de impunidad, que para peor va de la mano del poder, ya que en principio pareciera que las leyes castigan a los excluidos y no a los poderosos lo cual lleva a la inevitable consecuencia que los excluidos busquen protección ante los poderosos para poder delinquir y obtener la impunidad por parte de sus protectores siempre con el pago de algún favor.-

Solo basta ver los casos de barras bravas con prohibiciones de ingresos a las canchas que no solo lo sortean sino que tienen un poder importante, o los casos de complicidad policial con los narcotraficantes como ocurrió en Rosario con muchos años de impunidad, o los casos de corrupción política o de gestión de gobierno que en muchos casos sortean con éxito las investigaciones, además en nuestro país es muy fácil, aun condenado, lograr la liberación antes del cumplimiento de la condena.-

Otro elemento a considerar es que la leyes son generales y para la aplicación de cada caso concreto existe una interpretación que esta cargo de los jueces que en nuestro país la realidad desde hace muchos años indica que difícilmente condenen a los poderosos y siempre están dispuesto a la persecución de los faltos de poder o de los que perdieron el poder; solo basta con observar cuan poco se investiga la corrupción de los que están en el gobierno y que rapidez adquieren las mismas causas una vez desplazados del gobierno.-

Estas cuestiones que tienen que ver con la impunidad de algunos, hace que muchos piensen que quizás logren la misma impunidad y se vean tentados a tomar el camino delictivo con más seguridad.-

Quizás no sean necesarias otras leyes u otros jueces solo hace falta que las leyes se cumplan y los jueces las apliquen.-

0 comentarios :

Publicar un comentario