4/11/16

Quien paga los platos rotos - Por Eduardo Martín Romero

El gobierno de Macri señala que todo lo anterior fue una fiesta que no debíamos haber vivido y por lo tanto las actuales dificultades son fruto de la necesidad de pagar los platos rotos de aquella fiesta; podremos coincidir o no con este pensamiento pero asumiendo la hipótesis de que la fiesta dejo platos rotos el interrogantes es quien los debe pagar y quienes lo pueden pagar.-

Asumido el gobierno Macri rápidamente cumplió con una promesa electoral, cual era, la reducción del monto de retenciones a la exportación de soja, la eliminación de otras retenciones a algunas producciones agrícolas y que gravaban economías regionales y también a la actividad minera; a pesar de que se dejo sin efecto la posibilidad de una nueva reducción a las retenciones de exportación de soja, sin dudas, estos sectores recibieron sus beneficios con un costo significativo para las arcas del estado de donde surge de manera clara que no resultan ser los sectores que deberán pagar los platos rotos.-

Los servicios públicos a pesar de seguir recibiendo como siempre los subsidios necesarios para prestar el servicio y haber dejado de hacer las inversiones en mejoras del sistema lograron, previo fallo judicial, que se efectúen las audiencias públicas necesarias para incrementar sus precios cosa que ocurrirá en los próximos días tanto con la luz como con el gas; además las telefónicas por no ser un servicio público han logrado fuertes incrementos tarifarios de donde se deprende que este sector tampoco se hara cargo de los platos rotos.-

El sector financiero y del juego sigue gozando de beneficios impositivos cada vez más grandes llegando a cobrar impuesto a las ganancias a trabajadores y jubilados mientras que la rentabilidad de plazos fijos por los montos que sean no pagan ningún tipo de impuesto y menos el juego de donde surge a las claras que este sector tampoco pagará los platos rotos.-

Los capitales golondrinas ingresan dólares al país o las empresas extranjeras que tienen grandes superávit de pesos y en ambos casos compran letras del estado denominadas LEBAC con un 26% de interés sabiendo que el dólar no aumentara más del 20 %, en el peor de los casos, y podrán comprar de nuevo sus dólares ganando un 6% en dólares renta lejos del 1% que se logra en muchos países desarrollados; por lo cual este sector meramente especulativo tampoco pagara los platos rotos.-

Los evasores que escondieron al fisco utilidades en el país e incluso aquellos que fugaron capitales que tanto daño le hizo al país tienen ahora la posibilidad de gozar de un blanqueo de capitales tanto en el país como los que tuvieran en el exterior por lo cual es fácil concluir que tampoco son los que pagaran los platos rotos.-

Pero últimamente se tomo referencia que los diputados nacionales y los senadores de la nación han logrado, ganando sueldos de entre $120.000 y 140.000, que le aumenten los gastos de representación, los viáticos por viajes y desarraigo incrementando su sueldo en un 41% sin dejar de considerar que en Enero habían logrado un 31% de incremento sobre la dieta neta; tampoco será este sector el que pague los platos rotos al igual que el poder judicial y los funcionarios de gobierno.-

El interrogante es quién pagará los platos rotos, sin dudas los trabajadores y jubilados que pagan ganancias, que pagan aumentos de tarifas con aumento de impuestos, los mismos que pagan más impuestos municipales, provinciales y nacionales, que soportan cortes de obras sociales sin medicina ni asistencia por la crisis, los que imploran por un bono de míseros $1.000 por única vez; los mismos que ante el aumento de precios de productos de la canasta pagan más IVA; los mismos a los que se les dice que no se pueden volver a abrir paritarias; sin dudas estos sí son los que pagaran los platos rotos de una fiesta a la que tampoco fueron invitados.-

0 comentarios :

Publicar un comentario