2/3/17

Santa Elena: Pusieron a la venta la Estancia Laguna Blanca y despidieron a 12 trabajadores

Tras la muerte del empresario millonario Douglas Tompkins y luego de que se había avanzado con el desprendimiento de alguno de sus inmuebles, se conoció la información de que la familia del magnate puso a la venta la totalidad de la Estancia Laguna Blanca, campo de tres mil hectáreas que está en Santa Elena, departamento La Paz. La noticia se conoció a raíz del despido de 12 trabajadores el viernes pasado, que se inscribiría dentro de un plan "de reestructuración interna ante la potencial venta del establecimiento". Allí se habían impulsado tareas de producción orgánica -sin la utilización de químicos- en lo que era una actividad que el empresario pretendía usar para aparentar de ecologista.

La familia del fallecido empresario norteamericano Douglas Tompkins puso en venta la Estancia Laguna Blanca, campo de 3.000 hectáreas, ubicada en la confluencia de los ríos Feliciano y Paraná, en el departamento la Paz, en zona de la ciudad de Santa Elena.

La decisión se conoció luego de que autoridades a cargo del emprendimiento despidieran cerca de 12 trabajadores el viernes 24 del actual, reduciendo al mínimo la planta de empleados. La mayoría de las personas despedidas son hombres que pertenecían al área de frutales y agricultura, según se supo. En la notificación entregada a los trabajadores, se informó que la desafectación es “por razones de reestructuración interna ante la potencial venta del establecimiento”. La nota cuenta con dos firmas: la de la escribana pública Gimena Romina René y otra sin la aclaración correspondiente.

Entre Ríos Ahora pudo determinar que la rúbrica sería de Eduardo Chorén, quien administra la estancia. A esa conclusión se llegó luego de comparar la firma con la que el empresario estampó en un proyecto agroindustrial presentado al municipio de Santa Elena el 15 de mayo de 2013.

Uno de los trabajadores despedidos –cuya identidad se reserva- indicó que tras la muerte del empresario “veían venir que la empresa empezaría a echar gente”. Tompkins murió de hipotermia el 8 de diciembre de 2015, luego de caer a las gélidas aguas del lago binacional General Carrera, en Chile, durante una travesía en kayak. Tenía 72 años.

Tras su muerte, los herederos del multimillonario pusieron en venta estancias del magnate en Entre Ríos y Corrientes. Ya en 2014, el empresario había anunciado la venta de las estancias Laguna Blanca y Malambo (también ubicada en Santa Elena). Entonces, el millonario devenido ecologista dijo que el cierre se debía a la “inestabilidad económica y al clima político salvaje”. Pero los emprendimientos resistieron tres años más. Este 2017, sin Tompkins, autoridades de la empresa informaron a sus trabajadores que existe la posibilidad de la venta del establecimiento. Ello se informó al momento de concretar los despidos.

La viuda de Tompkins, Kristine McDivit, comenzó a desprenderse de diferentes tierras tras la muerte de su esposo. A fines de 2015, la mujer donó al Estado argentino 150 mil hectáreas para la creación de un Parque Nacional en los Esteros del Iberá. El traspaso se dio en un encuentro con el presidente Mauricio Macri.

La donación, en cambio, no es una posibilidad en el caso de las tierras de Laguna Blanca.

The North Face y Esprit, fueron las dos marcas que convirtieron a Douglas Tompkins en multimillonario. Ambas firmas del rubro de la ropa deportiva fueron vendidas por el empresario en los 80. Con los millones obtenidos de la venta de ambas compañías, el norteamericano comenzó su conversión al ecologismo. Compró tierras en Chile y Argentina. En nuestro país se quedó con la reserva natural Iberá, un área de más de 500.000 hectáreas. Debajo de esas tierras se encuentra el Acuífero Guaraní, considerado una de las reservas de agua dulce más grandes del mundo. El proyecto de conservación impulsado en esa región fue fuertemente cuestionado por ambientalistas y comunidades que denunciaron que el empresario, en realidad, venía para apropiarse de esa reserva natural.

Como en otros lugares del país donde los Tompkins tienen o tuvieron grandes extensiones de tierras, en Laguna Blanca impulsaron la producción orgánica, es decir, sin usar químicos.

Douglas Tompkins adquirió el extenso campo a orillas del río Paraná alrededor de abril de 2007. Se las compró al empresario Ricardo Winitzky, también conocido como “El peruano”. En la fértil tierra el empresario cosechó trigo, lino marrón, dorado, avena, triticale, sorgo colorado y blanco y porotos de todo tipo. Entre los frutos plantados se destacaron la nuez pecan, almendros, higos, ciruelos, entre otros. En tanto, en la granja contaban con colmenas de producción de miel y gallineros.

“Laguna Blanca ofrece la oportunidad de desarrollar un modelo de agricultura orgánica y diversa en la región”, se presenta la empresa en su sitio Web, donde se especifica que el proyecto fue iniciado por “Kris y Doug Tompkins, Dolores Peréa-Muñóz y Eduardo Chorén”. Kris es Kristine McDivitt, la viuda de Tompkins.

En Laguna Blanca, el magnate supo tener cerca de mil ovejas Dorper, raza desarrollada en Sudáfrica en la década del 30’. El animal se caracteriza por su cuerpo blanco y cabeza negra. No tiene lana, sino pelo, por lo que no necesitan esquilarse. Este tipo de ovejas es altamente cotizada en el mercado internacional. Su carne es considerada de buena calidad, ya que es magra y suave. En tanto, su cuero es utilizado por Mercedes Benz y BMW para los asientos de sus automóviles de alta gama.

El proyecto agroindustrial que naufragó

El 15 de mayo de 2013 las autoridades de la estancia Laguna Blanca consultaron al municipio de Santa Elena sobre “la factibilidad de compra del predio ubicado entre la ciudad y las instalaciones de Puerto Buey”. En ese entonces, la iniciativa privada generó un fuerte debate en la localidad.

El 22 de mayo de ese año, Tompkins presentó el proyecto a los concejales y funcionarios del gobierno municipal en el “rancho” ubicado en Laguna Blanca, a 15 kilómetros del centro de la localidad. Allí comentó que el emprendimiento buscaba poner en valor aspectos industriales, tales como una planta de acondicionamiento de granos, de extracción de aceite de oliva, de extracción de miel, de condicionamiento de frutos secos, molino, fábrica de pastas, fábrica de granolas y una planta de empaque y envasado. Tras el encuentro, los concejales declararon de interés municipal el trabajo realizado por Tompkins y compañía.

El proyecto de resolución sirvió al entonces intendente Domingo Daniel Rossi para impulsar la venta de 96 hectáreas de tierras, de las cuales 75 iban a ser vendidas el multimillonario. El proyecto generó polémica porque se incluían terrenos que lindan con el frigorífico y el barrio “Chaco” donde viven alrededor 16 familias. Finalmente, la iniciativa naufragó.

Fuente: Entre Rios Ahora

0 comentarios :

Publicar un comentario