7/4/17

TIEMPOS DE COLERA - Por Eduardo Martín Romero

Este es un año electoral, si bien aún estamos lejos de los periodos preelectorales, ya se nota la cercanía con las elecciones en función de los discursos tanto del gobierno como de la oposición.- Este tipo de discurso en un año electoral mueve a algunas contradicciones propias de la contienda política las cuales desnudan contradicciones muy notorias, ya que, lo que decían ayer alguno hoy es utilizado por otros haciendo evidente las mismas.- 

Desde mediados de Marzo se vienen desarrollando una serie de movilizaciones con cortes de calles en las principales ciudades, reclamos sindicales, paros por sectores y generales que reciben críticas y apoyos según se trate de sectores opuestos o cercanos al gobierno.- 

Lo que más mueve a la reflexión es el discurso que cada sector, opuesto o cercano al gobierno, esgrime para justificar su visión de un mismo hecho y cuan distinta es esta visión según se esté en el gobierno o en la oposición.- 
Con relación a los paros pareciera que, para el gobierno, estos son fruto solo de la acción y decisión de los líderes sindicales y sabiendo de la poca aceptación que poseen los líderes sindicales en parte de la sociedad argentina desnudan la ostentación de bienes personales; así a Facundo Moyano le publican quintas lujosas, a Baradel viajes al Caribe y fiestas de cumpleaños costosas.- En realidad el gobierno sabía ya durante el gobierno de Cristina estas situaciones patrimoniales de los líderes sindicales pero sin embargo por aquellos tiempos, quienes hoy son gobierno y entonces oposición, nada decían de los mismos sindicalistas que entonces paraban contra el gobierno Kirchnerista.- 

Cristina en cadena nacional ante cada paro denunciaba el plan desestabilizador y la oposición nada decía aceptando con el silencio la legitimidad del reclamo mientras que, hoy gobierno, la entonces oposición denuncia desestabilización y endurece su posición en torno a quienes lideran el paro dando vuelta el discurso tanto unos como otros.- 

Vidal en campaña denunciaba la necesidad de una fuerte mejora salarial para los docentes e incluso el año pasado habiendo arreglado en la paritaria docente se ufanaba del inicio del ciclo lectivo en termino y hoy que no ha logrado el acuerdo, imputa a los sindicalistas oscuras intenciones llegando incluso a convocar docentes voluntarios o llegar a ofrecer premios en la remuneración de aquellos que concurran a sus labores a pesar del paro.- 

Lo que se mantiene a pesar de vivir el año electoral es la critica a las movilizaciones populares ya que desde el gobierno, antes cuando estos acompañaban a Cristina en el gobierno y hoy que apoyan a Cristina en la oposición, señalan que se movilizan porque los trasladan en micros y que además lo hacen por un choripan, lo cual es cierto, pero desestiman que estos sectores no poseen autos ni camionetas para trasladarse; que no viven en la Capital o en la zona Norte cercanas a la Capital sino que viven en el oscuro e inseguro cono urbano sur bonaerense con muchos problemas de transporte a la Capital y con un significativo costo en los faltos de trabajo o con muy bajos ingresos.- Macri logro el 1 de Abril una movilización en apoyo a la democracia, o su gestión como se lo quiera leer, con un gran caudal de convocados y en esa oportunidad desnudó una fuerte realidad de nuestro país, existen dos argentina profundamente diferentes con objetivos totalmente distintos pero absolutamente distintas que mas allá de los logros del gobierno o el discurso de la oposición ya tienen asumida una posición política que no cambiará tanto para un sector como para otro.- 

Esta fuerte polarización de nuestra sociedad está generando en los discurso un “tiempo de cólera” tanto de un sector como del otro que mueve al temor donde el objetivo sería que la gente odie los reclamos, los sindicalistas, los trabajadores que pretenden mejoras salariales etc. o desde la otra vereda a los empresarios, a los ricos, a los ejecutivos, etc.- Este mensaje de tiempos de cólera puede llevarnos a duros enfrentamientos que luego lamentaremos; recuerdo cuando ganar o perder era solo competir nunca se nos iba la vida solo era un resultado, claro entonces no vivíamos “tiempos de cólera”

0 comentarios :

Publicar un comentario