14/5/17

Un joven de Santa Elena denuncia que un pastor Evangélico abusó de él cuando era niño

Un joven de Santa Elena denuncia que fue abusado sexualmente por un pastor evangélico cuando era un niño de 11 años. El hombre fue denunciado formalmente más de dos años después, en 2010. Hubo una causa judicial, una imputación y un procesamiento por “abuso sexual con acceso carnal”, pero la Justicia lo absolvió en 2013 y la fiscalía no apeló la medida. “Él les dijo que yo lo había buscado, que era amanerado“, lamentó el joven, que hoy tiene 21 años, contó además que sobre el religioso pesarían otras denuncias similares, lo insulta y hostiga en la calle.

El resonante caso de las jóvenes que denunciaron haber sido abusadas por Testigos de Jehová de Santa Elena, motivó que otras personas tomaran el coraje de contar su verdad y de a poco, a través de un proceso complejo y doloroso, pero sanador, esos relatos salen a la luz. Uno de ellos corresponde a este joven, que decidió brindar su testimonio para 9 Ahora.

Era 11 de mayo de 2007, hace 10 años. Tres días antes, en Santa Elena, había fallecido la mamá de un niño de 11 años, que quedó huérfano de padre y madre. “Mi mamá no quería que me acercara a la iglesia evangélica, por un tema de creencias, a pesar de que ellos -con el pastor- eran primos hermanos”, recuerda hoy el joven de 21 años. “Después de que falleció, tres días más tarde, fue cuando él se me acercó. Me invitó a jugar a la pelota con todos los de la iglesia”, introduce.
El nene asistió a la actividad deportiva, desarrollada en el marco del credo religioso. Era de noche. “Después de jugar, me dice que ya era muy tarde, que me quedara en su casa, que quedaba cerca de donde habíamos ido a jugar. En ese entonces él vivía detrás del colegio General Manuel Belgrano. Esa noche fue cuando pasó todo“, revela.

Y prosigue: “Yo ese día no había entendido bien por qué él no se había acostado a dormir con la mujer, y estando ella en su pieza y los hijos en esa misma pieza, que estaba dividida por un ropero, él fue y se acostó conmigo en un sillón cama“. “Fue una sola vez porque después de eso yo me alejé, no fui más“, afirma.

Corría 2010, tenía 13 años. Aquello que había sucedido le daba vueltas en la cabeza, lo atemorizaba y lo lastimaba. Hasta que se animó a hablar. “Mi tía madrina me acompañó a hacer la denuncia, creo que era una asistente social la que la tomó”, intenta recordar. “Me callé dos años, por miedo“, dice.

Efectivamente, la mujer actuó como tutora del niño y el expediente caratulado en principio como “su denuncia” fue derivado a la Fiscalía de la Paz. De allí, la causa pasó a la Justicia de Paraná. Con el viejo Código Penal como marco, el pastor evangélico fue imputado, procesado y enjuiciado por el presunto delito de “abuso sexual con acceso carnal contra un menor de edad, agravado“.

En medio del proceso, al hombre se le impuso una restricción de acercamiento. “Creo que era a 100 metros que no se podía acercar”, indica el santaelenense. “Pero nunca cumplió esa orden“, lamenta.

El niño devenido en joven recuerda cuán cruel fue la defensa del pastor evangélico. “Él y sus testigos, que eran de la misma iglesia e incluso familiares míos, le dijeron a la Justicia que yo lo había buscado, que era amanerado, afeminado“, dice. “La gente lo sigue mucho y lo admira. Ellos, lo de la iglesia, lo defienden“, contextualiza.

“Tuve que viajar, me tomaron declaraciones”, rememora. “Después, a los 18 años, se hizo un careo y después de eso quedó todo en la nada. Yo pedí hablar sin él y lo sacaron, pero igual me lo tuve que cruzar. Hace tres años se frenó la causa y no siguió más“, señala el joven, que desconoce lo resuelto por la Justicia provincial.

El 5 de noviembre de 2013, el juicio llegó a su fin en los Tribunales de Paraná, donde no se pudo comprobar el delito denunciado. Según informaron fuentes judiciales a 9 Ahora, la fiscal fue Laura Cattaneo y no hubo apelación del fallo. En consecuencia, el pastor evangélico fue absuelto de culpa y cargo.

Desde la Iglesia Evangélica de Santa Elena indicaron que saben quién es la persona acusada de abuso y luego absuelta, pero que no la reconocen como un pastor oficial de su credo. “Sabemos de las denuncias, hay varias contra esta misma persona. Pero él es pastor de su propia creencia, que no es la del amor a Dios; no nos representa. Nosotros estamos trabajando fuertemente y con compromiso con distintas actividades contra el abuso sexual infantil; no tenemos nada que ver con esta persona ni queremos ser relacionados con él”, aseguraron ante 9 Ahora.

“Yo no puedo ni siquiera salir a pasear con mis amigos porque él me agrede verbalmente en público“, sostiene. Y cuenta: “El Día del Trabajador fui con mis amigos a tomar mates a la Costanera. Estaba él ahí. Me vio y me agredió verbalmente; yo lo miré y no le dije nada. Al no obtener una respuesta mía, empezó a hablar con todos los que estaban ahí y me señalaba. Toda la gente me quedó mirando. Era gente de la iglesia de él”, dice.

Al vivir en la misma ciudad, el joven que asegura haber sido abusado cuando era un niño de 11 años por un pastor evangélico, se lo encuentra en la calle, para revivir todo aquello. “Hoy en día él cruza por enfrente de mi casa. También lo he visto pasar hacia la zona de La Hoya -una depresión geográfica parquizada, famosa en Santa Elena, ubicada en la Costanera-. Cruza con menores, siempre varones“, describe. Y concluye con un hondo deseo: “No quiero que lo que me pasó a mí le pase más a nadie“.



9Ahora

0 comentarios :

Publicar un comentario