4/8/17

Santa Elena: Mató a su amigo por accidente y no irá a prisión

El Tribunal de Juicio, por unanimidad, encontró a Hugo Alejandro Rivero culpable de la muerte de Sebastián Ezequiel Espinosa y resolvió condenarlo a la pena de tres años de prisión condicional.El Tribunal de Juicio, integrado por Alejandro Grippo, Cristina Van Dembroucke y José María Chemez, resolvió condenar por unanimidad a Hugo Alejandro Rivero a la pena de tres años de prisión de cumplimiento condicional, más normas de conducta y la realización de tareas comunitarias no remuneradas en institución de bien público, como autor responsable del delito de Homicidio imprudente, por la muerte de Sebastián Ezequiel Espinosa. La víctima recibió un disparo de una escopeta, que le impactó en el pecho desde una muy corta distancia. 

El hecho ocurrió el 4 de mayo de 2015 en la estación de servicio Nueva Rhasa, ubicada en la intersección de calles Avenida Presidente Perón y Tratado del Pilar, en Santa Elena, cuando alrededor de las 0.45, la víctima, junto a Néstor Fabián Ojeda y Miguel Sebastián Luque, llegó al lugar para comprar bebidas y realizar una carga telefónica virtual.

CONDUCTA. Los jueces precisaron en el adelanto de sentencia, que se dará a conocer en forma completa el viernes 11 de agosto a las 8.30, que no estaba en controversia la materialidad del hecho, esto es la muerte de Espinosa, ni la autoría, el mismo imputado la reconoció y varios testigos lo corroboraron, sino la calificación legal y la conducta desplegada por Rivero en el trágico hecho. En este sentido, los magistrados entendieron que la hipótesis que se ajustó a cómo se desarrollaron los hechos fue la que fundamentó el defensor César Jaime, que organizó su defensa en torno al delito de Homicidio culposo, calificación que también fue sostenida por el fiscal Facundo Espinosa. En sentido contrario, el Tribunal desestimó la de la querella, que sostuvo en el juicio la acusación por el delito de Homicidio simple con dolo eventual.
El Tribunal consideró que Rivero, que tenía 25 años al momento del hecho, manipuló una escopeta de manera negligente e imprudente, circunstancia en la que por su impericia en el manejo del arma, se produjo el disparo. En este sentido, a diferencia de la querella, consideró que “Rivero no se representó el trágico resultado, como quedó demostrado” en el debate y sostuvo que “no actuó con dolo eventual”. Así, señaló que “no se lo representó, no conocía el riesgo permitido de su conducta”.

AMISTAD. En el adelanto de sentencia se da por probado que Rivero y Espinosa eran amigos, relación que fue puesta en crisis por la querella y cuestionada por varios testigos. Sin embargo, los jueces entendieron que la relación estaba consolidada por la participación de ambos en una batucada, en las presentaciones y viajes que realizaban por aquella –que fue reconocida incluso por los testigos que entendían que sólo eran conocidos–, además de campamentos que compartían, que están acreditados en fotos.

BROMA. Los jueces dieron credibilidad a la versión de Rivero, que atribuyó el comienzo del fatal desenlace a una broma entre amigos. Así, se sostuvo que existió una charla con una broma varonil que encontró sostén en la diferencia física entre Rivero y Espinosa. En esa circunstancia, Rivero, mucho más grande que Espinosa, le muestra la escopeta que días antes le había dejado su padrastro en la estación. Tras cambiar algunos pareceres del arma y cuando el imputado intentó pasársela por encima de una góndola de golosina, se disparó accidentalmente, como consecuencia de la “falta de pericia y experiencia de Rivero en el uso del arma”. También se hizo referencia a la sensibilidad del gatillo del arma, que como sostuvo Rivero “era celoso, con sólo rozarlo se disparaba”.
ATENUANTES
En los alegatos, Fiscalía y querella pidieron tres años y seis meses y ocho años, respectivamente, de prisión efectiva; mientras que la defensa, pidió una condena de ejecución condicional. A la hora de evaluar el monto de la pena, el Tribunal consideró un “abanico de atenuantes” mencionando “el arrepentimiento, la colaboración en la investigación, la edad, la constitución de una familia, que tiene trabajo, que tuvo un hijo, la emigración de la ciudad, que está estudiando, y la manipulación del arma sin la pericia necesaria”.

Fuente: El Diario

0 comentarios :

Publicar un comentario