28/9/17

DEPENDE EL CRISTAL CON QUE SE MIRE - Por Eduardo Martín Romero

Campoamor señaló “en este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mire” esta reflexión viene a cuento de la toma de colegios secundarios en reclamo por la pretendida reforma educativa lo que desnudó cuestiones no solo en el ámbito educativo sino en valoraciones culturales en torno a reclamos.- 

En primer orden debemos distinguir que existe una gran confusión por parte de sectores que pretenden ver en la educación formal, esto es la escolarizada, una suerte de ámbito de educación de modales y buenas costumbres, a mi criterio una pretensión fuera de lugar ya que si bien es cierto que la escuela genera espacios de modificación de conductas no es menos cierto que los alumnos solo permanecen 4 horas, o 8 horas en solo muy pocos casos de escuelas NINAS con escolaridad extendida; el resto del día lo pasan en su ámbito familiar de donde el aprendizaje de conductas sociales, culturales y modales se debe fomentar en el hogar y es allí donde el menor se abrevaría de estos principios.- 

En segundo orden la escuela pública en nuestro país, y fundamentalmente en las grandes urbes, ha sido abandonada, no solo en matricula sino en asistencia por parte del estado, y termina transitando hacia una marginalidad siendo en apariencia la escuela privada la de mejor calidad y potencialidad; cabe conceptualizar esto porque los días sin clase de los establecimientos de educación pública solo afectan a esa marginalidad, ya que los sectores pudientes y los que se creen pudientes no transitan estos conflictos, y sin embargo se observan reclamos de padres por tomas cuando mandan sus hijos a establecimientos de educación privada no afectados por estos reclamos.- 

Hoy todos reconocen la necesidad de que los alumnos participen en la formulación de una nueva reforma educativa; solo que la mayoría no está de acuerdo con la toma de colegios indicando que las tomas fueron votadas por un ínfimo porcentaje de alumnos y que suspendidas las mismas se observan, en algunos lugares como el Carlos Pellegrini, faltantes de elementos y destrozos de material.- 

El gobierno avanzo de manera inconsulta en una propuesta de reforma educativa sin tener la consideración de informar debidamente sobre su propuesta a la comunidad educativa dentro de la cual se encuentran padres y alumnos; recordemos que ese es un país donde todos los gobiernos pretende reformas educativas que son verdaderos fracasos llegando alumnos a transitar su etapa educativa en una verdadera anarquía con la forma de evaluar, notas o conceptos, sistemas educativos como el polimodal hoy abandonado etc. que hacen que la falta de información genere malestar que se manifiesta en las tomas de colegios.- 

Es cierto que las tomas fueron decididas por unos pocos pero ello fue posible porque muchos no fueron a votar en contra de las tomas; debemos educarnos y entender que si no voy a votar tendré que someterme a la decisión de quienes votan si todos los que pedían el cese de las tomas hubieran votado en contra estas no se podrían haber llevado a cabo.- 

Con relación a los robos de materiales en el Pellegrini, la nuestra es una sociedad donde el robo, la corrupción y el beneficio propio es moneda corriente por parte de muchos sectores de la sociedad padres y alumnos que ven como políticos saquean al Estado, una sociedad que ha perdido la idea de lo colectivo y pondera lo individual donde incluso unos pocos se hacen millonarios o siendo millonarios aumentan exorbitantemente su patrimonio a costa del Estado es posible que también estos sectores hayan perdido el rumbo que la sociedad también perdió.- 

Pero también cabe con relación a esta toma de colegios señalar que desde Sarmiento al presente el sistema educativo fue decidido por los mayores donde los alumnos eran convidados de piedra; mientras que la sociedad y sus organismos de poder, incluida la justicia, está integrada por aquellos formados en la educación dispuesta por los mayores la que nos ha llevado al lugar donde estamos con todos los defectos que soportamos.- 

Esta protesta incomoda como incomodan los paros y los piquetes pero acurre que los sectores de poder que se quedan con la mayor rentabilidad, sean políticos o integrantes de los poderes, los formadores de precios, los financistas, los especuladores, los proveedores del estado, los dueños de empresas monopólicas nunca deben reclamar nada; ellos siempre, con crisis y sin crisis, obtienen jugosos dividendos; son los asalariados, los excluidos, los jóvenes y los ancianos desprotegidos los que plantean los reclamos sociales que duelen a muchos mientras miran para otro lado.- 

Nunca veremos reclamos de las empresas de tarjetas de crédito, de bancos, de empresarios de la construcción ligados al Estado, de políticos, de empresas telefónicas, de energía sea gas, luz o nafta y muchos otros sectores que logran la atención del Estado solo con amenazar con lockout o cesantear obreros.- 

Sin embargo muchos sectores que critican estas protestas cuando la crisis se agudiza toman las calles y rutas como en el 2001 con los cacerolazos ante la incautación de depósitos o en el 2008 por las retenciones de la exportación de soja.- 

Por eso como decía Campoamor todo depende del color del cristal con que se mire.- (*) 

Procurador UNL Docente Jubilado de Media y Superior Ex conductor de programas periodísticos radiales y televisivos emromero3@gmail.com

0 comentarios :

Publicar un comentario