4/4/19

NADA PARECE SER LO QUE DICE QUE ES - Por Eduardo Martín Romero

Pareciera que ha cambiado el paradigma de nuestra sociedad, antes era “ser y parecer” de manera que concuerde nuestro pensamiento, con relación a todas las cuestiones, con nuestra forma de actuar ante la sociedad.- 

Ejemplifiquemos para entender el mensaje; antes los jueces tenían actitudes de probos y se mostraban en la sociedad como tales preservando su vida pública y las ostentaciones hoy podemos recordar al ex juez Oyarbide con su presencia en lugares de dudosa moralidad y ostentando una vida exageradamente suntuosa o al fiscal Nissman vinculado con jóvenes de dudosa moralidad y con ostentación en fotografías de estas amistades.- 

Podríamos continuar la ejemplificación donde los docentes de antaño eran reservados en sus comportamientos o podríamos seguir la ejemplificaciones que dan cuenta de que antes preocupaba el “ser y parecer” y que en la actualidad ha sido dejado de lado.- 

Aclaremos que uno puede manifestar ser y lograr parece y sin embargo ser otra cosa absolutamente distinta es decir “ser y parecer” no garantiza la existencia de una moralidad o un paradigma que se pretende imponer desde el “ser y parecer”.- 

Digo que en realidad ahora no preocupa parecer y por ello los políticos que no logran soluciones para la gente ostentan vidas de lujo que aquellos que los votaron no tienen ni la más remota posibilidad de gozar y a pesar de resultar una ostentación reprochable no dejan de ostentar ya que no preocupa el parecer sino el mostrar riqueza.- 

Pareciera que poco a poco esta omisión de parecer y por ende despreocuparse por mostrase de acuerdo a las circunstancia ha dado por tierra con el paradigma de “ser y parecer”.- 

Para que esto fuera posible se ha avanzado en otras construcciones que justifican la posibilidad de poder enunciar que uno es y parecer otra cosa y esta construcción es la de “la operación” “la persecución política” o el discurso de que “está todo armado”.- 

Cuando un político del Partido A es investigado por un delito sus seguidores dicen que es una operación y sus contrarios del Partido B denuncian que debe someterse a la justicia; luego de algún tiempo la situación se invierte investigan a un político del partido B ahora son sus seguidores quienes hablan de una operación y mientras los del Partido A ahora exigen el sometimiento a la justicia.- 

Pero esto ha llegado a extremos impensados cuando la justicia investiga a alguien de la oposición se dice que el gobierno está incentivando la denuncia y el gobierno dice ser otro poder y que no se inmiscuye en la Justicia pero cuando a la inversa un juez investiga a miembros del Gobierno este dice que el Juez es opositor y que responde a la oposición.- Unos ven con agrado salir a defender al Juez Bonadio y otros ven con agrado salir a defender al Juez Ramos Padilla porque investiga al fiscal Carlos Stornelli.- 

Lo más triste de estas actitudes es que se internalizan en cada uno de los integrantes de las sociedad y se genera la idea de que toda resolución judicial es injusta y fruto de una operación, que se debe descreer en los poderes y lo peor aún es que todo es posible de desconocer.- 

Recientemente en el gremio docente AGMER se instaló la posibilidad de que una asamblea desoiga una resolución judicial que ordena la conciliación obligatoria, esto fruto de todos estos nuevos paradigma que señalamos, cuando en realidad los docentes deben, si están molesto con un fallo, recurrirlo por las vías pertinente pero nunca desconocerlos ya que enseñan el respeto a la convivencias y las normas de conductas impuestas por el sistema judicial.- 

Pero como una muestra más de esta anarquía que, nada parece ser lo que dice ser, recientemente el fiscal Stornelli fue citado por el Juez Ramos Padilla a prestar declaración indagatoria en una investigación por recibir supuestas coimas y en tres oportunidades a pesar de ser notificado se negó a concurrir lo que motivo su declaración en rebeldía.- 

La pregunta es: como todos los mortales estamos obligados a prestar declaración indagatoria o en su caso concurrir y abstenernos de declarar y si no lo hacemos, por más que dudemos de la veracidad de la investigación y creamos que es una operación, debemos hacerlo igualmente y sin embargo como un fiscal de la Nación puede negarse a someterse al acto que habitualmente, el mismo, obliga someterse a otras personas sin la posibilidad de que estos se nieguen.- 

Debe quedar claro que el acto judicial poco importa ya que podrá dar origen o no a sanciones para Stornelli lo que es realmente preocupante es que la sociedad deba ver que mientras unos tienen el poder de obligar a prestar declaración a todos nosotros ellos se encuentren eximidos de la obligación de hacerlo y por eso poco a poco avanza la idea de que nada parece ser lo que dice que es.- (*) 

Procurador UNL Docente Jubilado de Media y Superior Ex conductor de programas periodísticos radiales y televisivos emromero3@gmail.com

0 comentarios :

Publicar un comentario