28/6/19

UNA LISTA DE SORPRESAS - Por Eduardo Martín Romero

Si bien es cierto que existen pujas electorales en la designación de candidaturas políticas a cargos unipersonales no es menos cierto que donde más disputas existen es en la constitución de listas a cuerpos colegiados como legisladores y concejales y esta etapa de las elecciones nacionales no escapa a esta regla.-

Esta instancia en la confecciona de las listas de candidatos para cargos colegiados genera una fuerte disputa habida cuenta por las aspiraciones de los pretendientes a integrarlas, pero sobre todo porque en general son los Gobernadores, los intendentes o los Presidentes los que digitan sus nombres sean elecciones conjuntas o separadas como las actuales y los excluidos indican que esta práctica debe ceder ante la posibilidad de la designación democrática de los candidatos a cubrir dichos cargos en los partidos políticos.-

Pero otra cuestión, que tensiona aún más esta discusión, es cuando la designación de candidatos a Presidentes y Legisladores esta oficializada en el marco de frentes electorales, ya que al estar constituidos estos frentes por varios partidos políticos las pretensiones de los candidatos se multiplica –en algunos casos- conforme la multiplicidad de partidos políticos que integran cada uno de estos frentes.-

¿Quién debería decidir las integración es de estas listas? en realidad no existe una regla precisa más allá de las formulaciones de las PASO que precisamente tienen como propósito servir de instrumento para definir sus internas.-

Para comprender el análisis debemos partir de una situación que se plantea en estos tiempos electorales ya están definidas todas la fórmulas de candidatos a Presidente y Vice sin necesidad de internas y están constituidos los frentes electores a tal fin.-

Por ello reitero la aparición de internas para los cargos colegiados no es más que las aspiraciones que se motivan por distintas cuestiones políticas o dogmáticas dentro de cada uno de los partidos que integran una alianza electoral.-

Veamos algunos puntos de comparación para clarificar esta cuestión; en países con sistema parlamentarios –dejando a salvo algunas cuestiones particulares de cada sistema- en líneas generales quien ostenta el poder es el Parlamento de donde por tratarse de un cuerpo colegiado es lógico que allí se dé la disputa por las candidaturas ya que la suma de todos los electos elegirán incluso el Presidente o Primer Ministro.-

En estos sistemas parlamentarios son los legisladores los que acuerdan una propuesta de gobierno y en función de esta propuesta eligen el Presidente o Primer Ministro que no será otra cosa que el encargado de llevar a cabo esa propuesta y que deberá contar con la confianza del Parlamento ya que su pérdida de confianza lo haría perder su cargo.-

En nuestro país la cuestión es distinta: se trata de un sistema presidencialista con mucha fuerza personal tanto de los Presidente como de los gobernadores e Intendente son ellos los que definen la propuesta la lleva a cabo y son los que definen las líneas políticas necesarias e incluso las modificaciones requeridas; en este esquema los legisladores solo acompañan el proyecto con la concreción de la legislación necesaria para la propuesta que efectúe el Presidente y que este requiere, por ello es común que el Presidente, los Gobernadores o los Intendentes elijan quienes son propuestos para estos cargos ya que deberían estar consustanciados con el proyecto que proponga el Presidente, el Gobernador o el Intendente.-

Abrir la democracia interna de los partidos para elegir legisladores por fuera de las candidaturas a Presidente, Gobernador o Intendente podría significar que algunos de estos candidatos deba llevar con su lista aquellos que en la interna partidaria no comulgan con su proyecto político y ante ello el electo debería negociar no solo con la oposición sino además con sus propios partidarios.-

Cuando la interna define todos los cargos genera menores inconvenientes pero cuando algunos cargos están definidos y son cargos de conducción y los restantes pueden competir en la interna puede llegar a imponer compañeros de fórmula que en realidad no lo sean desde lo político.-

En el PJ podría existir internas, pero que ocurriría si a la Formula Fernandez Fernandez le imponen legisladores del PJ Federal o a la inversa si Lavagna debiera aceptar fruto de una interna legisladores K y lo mismo ocurre con Macri muchos radicales no comparten su proyecto que ocurría si fueran electos para que lo acompañen en su candidatura.-

Sin dudas un principio democrático indica los beneficios de las internas pero lo que no es posible es elegir legisladores sin que estos conforme una propuesta con el Presidente y lo mismo para los demás cargos; en el caso de haber propuesto -por ejemplo- internas para Presidente cada uno de los candidatos propondría también sus legisladores lo cual da unidad y coherencia a la formulación de la interna, separar del proyecto a legisladores no garantiza la coherencia necesarias para abordar el proyecto.-

(*) Procurador UNL

Docente Jubilado de Media y Superior

Ex conductor de programas periodísticos radiales y televisivos

emromero3@gmail.com

0 comentarios :

Publicar un comentario