4/7/19

SE CAYÓ EL SISTEMA - Por Eduardo Martín Romero

Nuestro mundo a partir del inicio del siglo XXI manifestó un profundo crecimiento de la digitalización fundamentalmente a partir de las conexiones por internet tanto de 4G como de enlace por fibra óptica y el desarrollo de memorias y chips cada vez más pequeños y capaces de almacenar mayor cantidad de datos.-

Como decía esto impacto al menos en nuestro país en el inicio del Siglo XXI si bien es cierto que en los países más adelantados tecnológicamente esto se observa de mucho tiempo antes.-

Esto significó que teniendo un teléfono de última generación uno lleva consigo, además de un teléfono, cámara de fotos con cada vez más resolución y con más de una cámara, además brinda la posibilidad de enviar mensajes y correos e incluso compartir fotos, videos y documentos, operar como su fuera una computadora de escritorio, posee GPS con mapas de las más variadas regiones, es un traductor de idiomas, calculadora, grabador, diccionario, apuntador, con una variedad de aplicaciones casi infinitas que permiten todo tipo de operaciones y redes sociales todo lo cual, hace poco más de unas décadas, requería un abultado número de artefactos hoy concentrados en uno solo.-

Pero quizás lo más impactante es que hoy en día, compras, ventas, adquisición de servicios de lo más variados todo se hace por internet o por algún servicio de mensajería todo lo cual ha significado un profundo cambio de habitos en la forma de consumir.-

Pero todo esto causó y causa también un sin número de problemas y el que me ocupa en esta columna es el grado de indefensión en que caímos todos los que requerimos servicios o debemos realizar algún tipo de tramitación a partir de la aparentemente inofensiva frase de “se cayó el sistema” en alusión a que no podemos obtener por los medios digitales la información o los servicios que requerimos y fundamentalmente cuando queremos plantear una queja y además no existe otro medio para hacerlo.-

Comencemos por lo más común en la actualidad casi todos los trámites y reclamos se realizan vía internet o teléfonos en los que no nos atiende nadie sino una grabación que nos va ofreciendo alternativas de un menú que debemos abordar a partir de discar distintos números que nos indican, no de muy claras opciones, que debemos ir optando.-

Cuando uno tiene un inconveniente busca dialogar con alguien para lograr la solución o al menos la contención necesaria y en muchos casos esto no es posible y esto solo crea una profunda indefensión en el consumidor que nadie toma en cuenta.-

Todos los pagos se realizan por intermedio de un banco proceso este que se conoce como de “bancarización” y por este servicio los bancos se transforman en agentes pagadores cobrando enormes comisiones tanto al Estado como a las empresas pero además logran que los clientes sean cautivos y por ello se transforman en prestamistas de quienes cobran en el banco lo que le reditúa ingentes ganancias además de ofrecer otros servicios como seguros, tarjetas de crédito y débito, paquetes de distintas cuenta y a pesar de la ganancia que esto les genera achican su personal y buscan que los clientes no concurran al banco y todo lo hagan por internet y cuando deben realizar algún tramite personalmente las colas son enormes en días fríos, calurosas o lluviosos sin importarles lo mal que la pasan sus clientes por falta de personal; es más les dicen no vengan al banco tramiten por internet y el peor de los casos es que la mayoría de los días de cobro y todos los fines de semana los cajeros automáticos están sin dinero.-

ANSeS es otro de los lugares en los que, los que concurran a las oficinas, deben pedir turno vía internet para ser atendidos; desde el mes de abril e incluso desde un tiempo atrás es imposible conseguir un turno para ningún trámite sea iniciar un beneficio, hacer un reclamo, ni siquiera para nombrar apoderado o pedir incorporarse al plan de la garrafa social.-

En realidad sin innumerables las situaciones similares recientemente ATER planteo un plan de facilidades de pago y en muchísimas oportunidades, incluido un día antes del vencimiento, quienes debían atender a los que pretendían contar con esta facilidad los recibían con la respuesta “se cayó el sistema”.-

Ha llegado a tal extremos que algunas personas compraron teléfonos celulares, que aún tienen vida útil pero, por cuestiones económicas perderán algunas aplicaciones como la de WhatsApp, hoy por hoy un irrenunciable medio de comunicación incluso con más tráfico que las llamadas telefónicas, y nadie castiga a quienes vendieron un artefacto que hoy no permite lo que si permitía al momento de la compra.-

Recientemente soportamos un corte nacional e internacional según dicen debido a una falla en la transportación por un problema de sistema digital con que operaban cuyo error colapso el sistema, tampoco nadie se hace cargo ni siquiera anuncian que es lo que ocurrió; paso pero fue el sistema por lo tanto nadie es responsable.-

Ni que hablar de los canales de cable que venden un número de canales y luego la mayoría no anda o se cortan o congelan y siempre es una falla del sistema; o de ciudades que tienen un centro de monitoreo y cámaras que cada vez que son necesarias sus imágenes no funcionaron por un problema en el sistema.-

No es cierto que no tengan soluciones estos problemas para evitar la caída del sistema bastaría tener varias líneas de internet y sin dudas debería existir la obligación de poner más empleados para que evacuen las dudas de la gente o puedan otorgar más turnos o las colas sean más ágiles; pero esto quita rentabilidad es mejor que la gente siga soportando total la excusa es “sé cayó el sistema”

(*) Procurador UNL

Docente Jubilado de Media y Superior

Ex conductor de programas periodísticos radiales y televisivos

emromero3@gmail.com

0 comentarios :

Publicar un comentario