14/6/21

Juntan firmas para pedir una Terapia Intensiva en La Paz



Un grupo de Paceños redacto una nota solicitando a las autoridades gestionen una terapia Intensiva para La Paz. La nota estará en Bendita Tu Eres ubicada en San Martín 964 para quienes quieran firmarla.

La idea de tener una Terapia Intensiva en La Paz no es nueva, es un reclamo social que lleva años. La Pandemia y la necesidad de mejorar la atención a los pacientes infectados con COVID-19 hizo que un grupo de personas preocupados por la situación que atraviesan los ciudadanos paceños se reuniera y pusiera a consideración de la ciudadanía una nota argumentando el pedido de una UTI para luego elevarla a las autoridades locales.

A continuación la nota:

Nos dirigimos a UD, en calidad de ciudadanos de la Ciudad de La Paz, a los efectos de manifestarle, la gran necesidad, que posee nuestra ciudad de contar, en el hospital de n/ciudad, único efector público, con los servicios de neonatología, pediatría y terapia intensiva, debidamente adecuados, y que actualmente carece, para que los ciudadanos podamos acceder a dichos servicios, con el fin de evitar la necesidad de trasladarse a otras localidades, fuera de la ciudad de la paz, con todo lo que esto último conlleva.

Es de público conocimiento que, ante las situaciones de emergencias, los pacientes son derivados a la ciudad de Paraná, lo que en forma directa, conlleva que, familiares también deban trasladarse, con todo lo que ello acarrea, gastos de movilidad, comida, estadía, etc; y sumado además, todo el sacrificio que significa trasladarse a otra ciudad, fuera del ámbito de residencia, adicionándose una cuota importante de estrés, ansiedad y preocupación por parte de los involucrados (paciente y familiares), con el agravante, de los cambios que han producido la Pandemia, la emergencia sanitaria en el país, que se manifiestan en situaciones económicas y sociales sin precedentes, de tipo psicosocial y aún más la angustia colectiva que se vive en este tiempo.

Entendemos que es prioritario y urgente, que nuestra ciudad cuente con un sistema de salud, eficiente y eficaz, en el ámbito del Hospital Público, esto es, que abarque y atienda todas las necesidades sanitarias de los ciudadanos paceños.

Creemos que contar con dichos servicios en nuestra ciudad, sería muy beneficioso, de gran seguridad y tranquilidad para las familias y a su vez, agregaría mayor valor a la ciudad misma, ya que, podría incrementar su actividad económica, a raíz de contar con nuevos servicios de salud, provocaría que personas de otras ciudades acudan a la Paz para acceder a servicios de salud que no dispongan en su lugar de residencia.

Es importante considerar que, en la actualidad, con los avances tecnológicos, científicos, culturales, educativos, políticos, sumado al crecimiento demográfico de la ciudad y más, ante un nacimiento prematuro, toda la familia debe trasladarse a la ciudad de Paraná, para acceder a un servicio de neonatología, o ante emergencias relacionadas con pediatría o terapia, también deban hacerlo, siendo esto a veces un gran riesgo para el paciente a trasladar y quedando en muchos casos sus familias sin contar con los recursos necesarios para poder hacer frente a tal situación.

Al respecto, estimamos oportuno recordar los artículos 33, 41, 42, 43 y 75 incisos 22 y 23 de la Constitución Nacional (CN). El primero reconoce los derechos implícitos, entre los cuales está el derecho a la salud. El segundo establece el derecho de “Todos los habitantes […] a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras”, e impone a las autoridades la obligación de proteger este derecho. El tercero pone en cabeza de las autoridades la protección de la salud de los consumidores y usuarios de bienes y servicios. El cuarto reconoce el amparo como carril procedimental para hacer valer –entre otros– el derecho a la salud ante su vulneración.

Completa estas disposiciones el artículo 75, inciso 22, que reconoce con jerarquía constitucional a los tratados internacionales de derechos humanos, en particular: la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre que determina: “Toda persona tiene derecho a que su salud sea preservada por medidas sanitarias y sociales relativas a […] la asistencia médica” (art. XI); la Declaración Universal de Derechos Humanos establece, en el artículo 25.1, que “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud […], y en especial […] la asistencia médica”; el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que reconoce, en el artículo 12, el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, y exige a los Estados Partes la adopción de medidas para asegurar a todos asistencia médica en caso de enfermedad; la Convención Americana sobre Derechos Humanos que prevé en el artículo 26 el compromiso de los Estados Partes de adoptar, en la medida de los recursos disponibles, las disposiciones que permitan la efectividad de los derechos sociales enunciados en la Carta de la Organización de los Estados Americanos, cuyo artículo 33 expresa que, entre los objetivos que deben ser alcanzados para contribuir al desarrollo integral de los sujetos, está la defensa del potencial humano mediante la extensión y aplicación de los modernos conocimientos de la ciencia médica; la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, que prevé en el artículo 12 el derecho de toda mujer al “…acceso a servicios de atención médica, inclusive los que se refieren a la planificación de la familia…” sin discriminación y a los “…servicios apropiados en relación con el embarazo, el parto y el período posterior al parto, proporcionando servicios gratuitos cuando fuere necesario [asegurándole] una nutrición adecuada durante el embarazo y la lactancia”, adjudicando al Estado la responsabilidad de lograr dichos objetivos; la Convención sobre los Derechos del Niño, que reconoce en el artículo 24.1 “…el derecho del niño al disfrute del más alto nivel posible de salud y a servicios para el tratamiento de las enfermedades y la rehabilitación de la salud [y establece que] Los Estados Partes se esforzarán por asegurar que ningún niño sea privado de su derecho al disfrute de esos servicios sanitarios”.

En virtud de lo expuesto precedentemente, le solicitamos a Ud., en su carácter de representante del pueblo paceño, como legislador y ciudadano de la ciudad de La Paz, impulse, promueva, gestione y/o trámite para nuestra ciudad, los servicios médicos que actualmente están en carencia en n/efector público, citados ut supra (1er párrafo) y que son tan necesarios para la salud del pueblo de La Paz.

Saludamos atentamente.


0 comentarios :

Publicar un comentario